<!--:es-->Vuelve el GOL! al Tricolor<!--:-->

Vuelve el GOL! al Tricolor

Denver, Estados Unidos.- El objetivo fue hacer una práctica de tiro y así fue.

Con un rival que sólo aportó quejas, patadas y fragilidad defensiva, el Tricolor se lució, complació a sus aficionados y recuperó la fórmula del gol, ese que será prioritario dentro de 16 días ante Costa Rica.

México aniquiló 5-1 a un Bolivia complaciente, con escasos atributos para ser un sinodal de peso, de aportación real para alistar a los verdes para el examen del 28 en el Azteca.

Desde el primer silbatazo la Selección Mexicana no escondió una actitud de encare, de ofensividad, de atrevimiento. Lo hizo con los arranque de Israel Martínez por izquierda, con el pique de Leandro Augusto, con la contundencia de Matías Vuoso, elemento que recuperó a su vez esa presencia de área, letal y solvente.

En el medio terreno la combinación de Gerardo Torrado y Leandro Augusto ofreció recuperación y fuerza, sobre todo ante el estilo ríspido de los del Altiplano.

El Tri soportó la dureza de Bolivia en las jugadas de contacto y abrió el terreno, buscó verticalidad sin pelotazo, con pases diagonales también y toques cortos, a velocidad desde su sector defensivo.

Así envolvió al adversario y generó la paliza, de la que quiso salvarse el técnico boliviano Erwin Sánchez al pretender parar el juego en el descanso. Pero no lo consiguió.

En el segundo periodo México todavía mostró mejor cara, en gran medida por la soltura que encontró con el ingreso de César Villaluz, y mejor ubicación con Luis Pérez en la cintura.

Bolivia contribuyó mucho para pintar la noche de verde, blanco y rojo, porque no fabricó jugadas de peligro, salvo la de su anotación por Alex Da Rosa, la que valió más por tener un hombre menos por la expulsión de Juan Manuel Peña al minuto 31.

Esa situación fue clave en el cotejo. Los rivales de México de por sí mostraron flaqueza desde que se bajaron del avión tras volar todo un día desde Santa Cruz y con 10 fueron casi un fantasma.

Y llegaron el tercero, el cuarto y el quinto a cargo del entonado Tricolor. Sven-Goran Eriksson sonrió, José María Cárdenas anotó en su debut con la Mayor y los naturalizados Vuoso y Leandro surgieron como los principales remos para el reencuentro con el gol y el triunfo.

México volvió a festejar después de cuatro meses sin victoria, con el asterisco de que Costa Rica probablemente no sea el endeble y fantasmal Bolivia.

Share