<!--:es-->Vuelve la Champions League
Inicia la fase de Octavos de Final<!--:-->

Vuelve la Champions League Inicia la fase de Octavos de Final

ROMA – Un choque entre el Milán y el Manchester United, equipos que suman 10 títulos de campeón de Europa, es siempre un plato fuerte del fútbol continental, pero si se adereza con el hecho de que es la primera vez que David Beckham juega contra sus ex compañeros de Old Trafford, la expectación se multiplica.

Milan y Beckham ante el ‘Man-U’

El partido de Ida de los Octavos de Final de la Liga de Campeones que se disputa este martes en San Siro será la primera ocasión en la que Beckham se enfrentará en un campo de juego a los «red devils» desde que se marchó hace siete años del club en el que se formó.

El centrocampista, que visitó la camiseta del United en 394 partidos oficiales, ha prometido que no lo celebrará si marca un gol y se ha declarado tranquilo, aunque en una entrevista con «The Sunday Times» manifestó que «obviamente habrá emociones».

La ida de esta eliminatoria, que añadirá otro elemento histórico al tratarse de partido número 100 en la máxima competición europea que juega el Milán en San Siro, será el aperitivo de la esperada vuelta de Beckham, dos semanas después, a Old Trafford.

«Se ha hablado tanto de mi vuelta a Manchester en el partido de vuelta, porque será la primera vez que vuelva allí jugando para un club después de siete años», afirma el futbolista, que desde enero juega cedido por el club estadounidense Los Angeles Galaxy.

«Pero este vínculo -añade- no tiene que ver sólo con que yo juegue contra el United, tiene que ver con el Milán. Es sobre dos grandes clubes que se encuentran y eso es lo que hace que sea un partido tan importante para los equipos y para los aficionados».

El entrenador del United, Alex Ferguson, es de la misma opinión y piensa que el «elemento Beckham» será secundario en una eliminatoria, ante la que el técnico escocés cree que el Milán es un rival más débil que en ediciones anteriores por la marcha de Kaká.

Ferguson se acuerda aún de la última visita del Manchester a San Siro, donde cayeron 3-0 en la semifinal del año 2007 -el Milán terminaría siendo campeón-, con un Kaká estelar.

«Viajamos en un buen momento a Milán», dijo Ferguson en una rueda de prensa este domingo, en la que destacó que «ellos han jugado este fin de semana, han perdido a Kaká y tienen unas cuantas bajas, mientras que nosotros no hemos jugado este fin de semana y hemos disfrutado de un buen descanso».

Ferguson señaló también que su colega Leonardo se ha visto obligado a cambiar el dibujo táctico del equipo tras la marcha de Kaká, pero admitió que pese a ello «no está corto de jugadores habilidosos y experimentados, como Ronaldinho y Pato».

«Después de la experiencia en San Siro hace tres año, cuando ellos dominaron el partido, sé que esto no volverá a pasar», dijo.

El United llega tras una buena racha en la Premier, con cuatro victorias en cinco partidos, y marcando 16 goles, y con la única baja significativa del veterano Ryan Giggs, que se rompió un brazo en el último partido de liga frente al Aston Villa.

La lesión de Giggs abre la puerta a la titularidad al ecuatoriano Antonio Valencia, que manifestó que se trata «del partido más importante que he jugado en un club de fútbol».

«Cada partido es importante, pero todos los compañeros estamos deseando jugar contra el Milán», dijo el internacional ecuatoriano, de 24 años, que juega su primera temporada en Old Trafford.

Las cosas han cambiado mucho para el Milán desde el último encuentro de Liga de Campeones. El equipo de Leonardo, que durante la primera fase se la jugaba en todos los frentes, se ha quedado ahora con este torneo como único objetivo al no tener opciones para conseguir el «scudetto» y haber sido eliminado de la Copa Italia.

El Milán ha recobrado la sonrisa después de su triunfo liguero contra el Udinese (3-2), tras un periodo «horribilis» que comenzó con la derrota en el derbi contra el Inter, varios empates en el campeonato y su adiós copero.

Además, Leonardo vuelve a contar en sus filas con el brasileño Alexandre Pato, que regresó a los terrenos de juego este fin de semana tras un mes apartado por su lesión muscular y que demostró que no ha perdido brillantez al marcar un gol.

«Tengo tantas ganas de firmar una buena actuación. He visto todas los encuentros del equipo de (Alex) Ferguson y me gustaría marcar un gol al Manchester, porque es uno de esos choques especiales», explicó Pato.

Leonardo está diseñando un partido parecido al que le hizo ganarse la gloria en el Santiago Bernabéu, conteniendo el ritmo de los ingleses y sobre todo poniendo mucha atención a las internadas de Wayne Rooney.

En el once del técnico brasileño estará seguro el centrocampista Luca Antonini, mientras se espera en la recuperación de Thiago Silva, que tuvo que ser sustituido por problemas musculares contra el Udinese.

Leonardo no podrá contar con Marco Borriello, por lo que optará por el holandés Klaas-Jan Huntelaar, quien no ha gozado de muchos minutos en Europa, pero se desquitó este fin de semana con un doblete contra el Udinese.

Quien sí estará será Ronaldinho, quien quiere dejar su firma en Europa para ver si esta vez convence al seleccionador brasileño, Dunga.

Alineaciones probables:

Milán: Dida; Abate, Nesta, Thiago Silva, Antonini; Gattuso, Ambrosini; Pirlo; Pato, Huntelaar y Ronaldinho.

Manchester United: Van der Saar, Neville, Ferdinand, Vidic, Evra, Scholes, Carrick, Fletcher, Valencia, Nani y Rooney.

Árbitro: Olegario Benquerenca (Portugal)

Estadio: Giuseppe Meazza.

Recuerda que podrás ver todos los partidos en vivo del Mundial por Univision, TeleFutura, Galavisión además de en Univision.com y Univision Móvil.

Benzema vuelve a Lyon con el Real Madrid

LYON – El fútbol cada vez más eficaz y reconocible del Real Madrid de Manuel Pellegrini pasa una reválida crucial frente a un irregular Lyon en la ida de los octavos de final de la Liga de Campeones, una competición en la que los franceses nunca han perdido contra los madrileños.

El encuentro puede resumirse en un choque entre dos trenes que buscan su identidad y, mientras, encadenan buenos resultados.

El Lyon parte con la victoria moral de haber ganado a los españoles en las dos veces que los han recibido en su estadio. Pero esos partidos se disputaron en otros tiempos, cuando el Lyon era un equipo que buscaba la grandeza que nunca tuvo y el Madrid en recuperar la de otros años.

El contexto es ahora diferente, los lioneses han perdido buena parte de su estilo y el Madrid parece encontrar la vía que buscaba.

Medio año después de haber tomado las riendas del conjunto madrileño, el técnico chileno parece haber dado con la fórmula de juego que le conviene y, aunque la vistosidad aparece por el momento a chispazos puntuales, el equipo sigue una vía muy concreta.

Cuatro victorias consecutivas, las dos últimas con tres goles a favor y ninguno en contra, hablan bien de la solidez que se construye entorno a un Madrid que parece cada día más inviolable en defensa y que cuenta con los golpes de genio de sus estrellas en ataque.

Poco cambiará Pellegrini de un equipo que funciona. Con respecto a la victoria frente al Jerez la única modificación parece ser la entrada de Albiol en sustitución de Garay, mientras que la entrada de Benzema en el once inicial parece poco probable, al estar insuficientemente recuperado de la lesión que a punto estuvo de apartarle de la lista de convocados.

Eufórico por haber logrado, al fin, recortar la ventaja con el Barcelona, que ahora es de dos puntos, el Madrid tiene que confirmar su buen momento en un estadio en el que siempre ha salido malherido.

Perdió en dos ocasiones en la primera fase de la Liga de Campeones, en 2005 y 2006, y lo hizo siempre con estrépito (3-0 y 2-0), sin que el Bernabéu sirviera como remedio, porque en casa nunca pasó del empate contra el Lyon (1-1 y 2-2).

Un balance muy negativo que se saldó sin graves consecuencias para los madrileños, porque en ambos casos lograron pasar a octavos de final.

Ahora la cosa cambia, porque el duelo es a vida o muerte y el Madrid, en esas lides, tiene más experiencia, aunque es cierto que los lioneses saben lo que es superar los octavos de final hace menos tiempo.

La última vez que lo hicieron los merengues fue en 2004, cuando fue eliminado por el Mónaco, mientras que el Lyon las superó en 2005. Pero el Madrid está más acostumbrado a superar las fases definitivas de las grandes competiciones, ahí donde el Lyon nunca ha ganado a un grande, afectado por un mal curado complejo de inferioridad.

El Madrid tiene una buena oportunidad de romper esta mala racha a poco que continúe con la racha que lleva en 2010.

Enfrente tiene a un equipo que no encuentra su juego pero que acumula buenos resultados, como el del pasado fin de semana trabajosamente logrado frente al Lens (1-0) con un tanto del argentino Delgado en el minuto 77.

Pese al mal juego, ha completado un inicio de temporada digno de un campeón. Ha sumado trece de los quince puntos posibles en 2010, lo que le ha permitido recuperar parte del terreno perdido en un irregular inicio de temporada.

Ahora es cuarto de su campeonato y puja por entrar en los puestos que le den acceso a la próxima Liga de Campeones, una competición en la que no falla en la última década.

Medirse al Madrid necesita de una buena dosis de moral y por eso desde el vestuario del Lyon se recuerdan los triunfos pasados ante los merengues y se multiplican las señales de confianza.

Buena parte de sus opciones de éxito pasan por ver el momento de forma en el que llega Lissandro, el hombre de más calidad del equipo, el alma. De su conexión con su compatriota César Delgado depende buena parte de la aportación ofensiva lionesa, como demostraron ante el Lens.

Alineaciones probables:

Lyon: Lloris; Réveillère, Cris, Boumsong, Cissokho; Toulalan, Makoun o Gonalons; Kallstrom; Delgado, Lisandro, Govou o Bastos

Real Madrid: Casillas; Arbeloa, Sergio Ramos, Albiol, Marcelo; Lass Diarra, Xabi Alonso, Granero; Kaka; Higuaín y Cristiano Ronaldo

Árbitro: Atkinson (ING)

Estadio: Gerland

Share